Investigadores Concluyen que Paisajes Patagónicos Prístinos representan una Riqueza Invaluable

 

o   Exposiciones realizadas en el marco del 2do. Encuentro de Turismo y Ciencias en Coyhaique, confirmaron que además de la calidad ambiental de la Patagonia, sus parajes prácticamente intocados representan un verdadero tesoro económico para Aysén y el país.

 

Un creciente interés mundial ha concitado la Patagonia en las últimas semanas, pero no precisamente por sus bellezas naturales, y entorno privilegiado y virtualmente prístino.  Se ha posado la mirada internacional en este extenso territorio fundamentalmente por fenómenos naturales repentinos y no considerados: el 7 de abril se vació el lago Cachet 2 en el Campo de Hielos Norte generando una alarmante e inesperada crecida del río Baker y el 2 de mayo el volcán Chaitén entró en erupción generando una catástrofe aún difícil de dimensionar.  Y más atrás, un enjambré sísmico de origen volcánico causó una decena de muertes en el fiordo Aysén el 21 de abril de 2007.

Así, el interés por conocer y escudriñar este territorio aún demasiado ignoto aumenta día a día, en coherencia con lo cual múltiples investigaciones se vienen realizando en la zona, especialmente en la Región de Aysén, para conocer el estado actual de los ambientes humanos y ecosistémicos, y las potencialidades de un área aún por descubrir.

Fue éste uno de los objetivos del 2do Encuentro de Ciencias y Turismo en Aysén realizado a fines de abril por el Centro de Estudios en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP) en Coyhaique y en el cual participaron especialistas e investigadores de diversas universidades chilenas y extranjeras.

Un aspecto fundamental abordado fue la realidad y la potencialidad turística de la región, y en éste el concepto de pristinidad o no intervención de la zona patagónica, y su relación con el eventual impacto que generaría en ella la construcción de las represas de Endesa España y Colbún en los ríos Baker y Pascua, además del tendido eléctrico asociado.  Fueron dos días de ponencias y presentación de resultados, ante un auditorio compuesto por especialistas, empresarios del sector y funcionarios públicos.

 

Valorización Económica del Paisaje

“El paisaje cumple varias funciones territoriales, y desde luego por su belleza puede constituir una buena base para el desarrollo turístico.  Pero además es parte del escenario de la vida de una persona, tiene que ver con el arraigo y uno de los graves efectos que tienen los cambios de paisajes es perder un escenario de vida que está relacionado con el sentido de pertenencia a un lugar” explica la investigadora del Centro Eula de la Universidad de Concepción María Dolores Muñoz, quien está desarrollando el estudio “Los paisajes del agua en la cuenca del río Baker” financiado por Conicyt. 

La especialista agrega que además de su aporte a la calidad de vida subjetiva, los paisajes tienen un valor económico, notable en el caso de la Patagonia.  “Las regiones de Aysén y Magallanes tienen atributos desde el punto de vista paisajístico, de la calidad del paisaje que no son fáciles de encontrar en otras partes del mundo.  Sobre todo la Región de Aysén donde el agua está presente en todas sus formas…  Uno de los valores que tiene esta zona es esa pristinidad, y aunque no sea tan virgen en algunos sectores hay otros que sí lo son, hay lugares que son desconocidos, que nadie ha visitado y eso es un valor a nivel global que cada vez va a ir teniendo mayor significado.  Afectar esas riquezas regionales en el fondo es una forma de hipotecar el futuro”.

Para la profesora Ph.D. y experta en Economía Sustentable y Modos de Vida Tradicionales de la Universidad de West Virginia, Trace Gale, el río Baker es fundamental para el desarrollo turístico regional.  “Quienes vienen a Aysén lo hacen porque es prístina y está en un estado natural.  Y este río es una parte muy importante de ello.  He viajado hasta acá con gente por seis años, y cuando los llevo a la confluencia del río Baker –con el Nef- todos viven una experiencia muy especial.  Esa particular zona de Aysén será el corazón del turismo, y los efectos de cambiar ese río se van a extender a toda la región.  Es fundamental que la gente entienda la importancia del agua para este rubro y particularmente del más poderoso río de Chile, el cual fluye natural desde los Campos de Hielos hasta el océano” señala.

 

Turismo y la Economía Local

La opinión de Trace Gale concuerda con la William Bryan, director ejecutivo del Instituto de Paisajes Rurales la Universidad de Montana y operador de la empresa de turismo “Off the Beaten Path”.  El empresario explica que el turismo no necesariamente es compatible con cualquier actividad, y ahonda respecto del impacto de mega represas en el Baker. “Si no hay regulaciones, ni orientaciones, durante el período de construcción los trabajadores externos podrían acabar con la pesca en Cochrane, y en la cuenca del Baker.  Esto a falta de regulaciones” advierte.  Agrega que un camino pavimentado podría atraer turismo masivo, el cual probablemente sería desarrollado por compañías externas que “no necesariamente querrán dejar dinero o recursos acá, y se lo querrán llevar”.  Por último expresa que las líneas de alta tensión impactarían algunos escenarios espectaculares, aunque no necesariamente todos.  Como conclusión: “El único turismo que puede sobrevivir es el que decida la gente de Aysén, y si los ayseninos no lo controlan en muchas de sus formas destruirá sus recursos culturales, su patrimonio y tendrá un gran impacto negativo en el medio ambiente”.

El decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Concepción y doctor en Sociología de la Universidad de Hannover Jorge Rojas realizó hace dos años al alero del CIEP la investigación “El desarrollo sustentable de las actividades turísticas, de las comunidades y agencias locales de la región de Aysén”.  Explica que el turismo está bastante más vinculado a elementos endógenos, de desarrollo y redes locales, de vida familiar, de cultura, incluso de autoformación de la propia gente que trabaja no sólo en este rubro sino en agricultura, ganadería, y se han reconvirtiendo en agentes de turismo local.

Jorge Rojas ve al río Baker como un elemento de identidad a raíz de que gran parte de la colonización se realizó en torno a esta cuenca.  “Hay una identificación muy fuerte con el medio ambiental, con su entorno, que ha influido también en su vida, como por ejemplo la cultura de la lentitud, de la solidaridad. Eso también proviene de la relación con la naturaleza, por tener que juntarse, unirse, ayudarse, para poder vivir en lugares que son complicados” señala.

En términos económicos “la gente ve una posibilidad de progreso por la vía de la actividad turística, aunque también están bastante preocupados por la conectividad o de atender mejor a la gente, de progresar mejorando sus servicios”

Como conclusión, expresa que en particular la gente que visita Aysén quiere disfrutar de la paz, la confianza que da la población local, y también anhela tener información sobre los ecosistemas e incluso sobre las amenazas que se ciernen sobre el territorio y las comunidades, y que en este caso no serían sólo las hidroeléctricas.  En este contexto, Jorge Rojas explica que un Centro de Turismo Científico sería un gran aporte a este interés.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s